… ¿Podemos aprender sobre dragones?

Los niños con trastorno del espectro del autismo, debido a su estilo cognitivo diferente necesitan aprender de  otra manera y por eso necesitan que encontremos la manera de enseñarles. Sus intereses especiales son una fuente de motivación y seguridad, la mayoría de las veces excesivamente intensa y restrictiva pero… si no puedes contra el enemigo, únete a él. 

Cuadro-Negro

Los intereses especiales son nuestros aliados para enseñar porque son el camino para aprender. Un camino diferente pero no inferior, un camino único que hay que crear con imaginación, imaginación para ampliar, desarrollar, flexibilizar y dar funcionalidad a sus intereses. Como dice Theo Petters: “Para poder compartir la mente de una persona autista, que padece un problema de imaginación, se debe tener, en compensación, enormes dosis de imaginación.”  

Esto me hace pensar en lo difícil que puede resultarles adaptarse y darle sentido al sistema educativo ordinario, levanto la mano por ellos y pregunto:

descarga

Similitudes entre tener un hijo y tener una empresa

Con esta entrada sólo pretendo dar un toque de humor, soy emprendedora y no madre.

  • Tu vida se acaba tal y como la conocías.
  • Te desadaptas de tus amigos sin “hijos”.
  • Cada una de tus decisiones afecta a su futuro.
  • Todo el mundo se cree capaz de dar consejos.
  • No existe un manual, cada uno entiende a su manera la “crianza”.
  • Tienes la responsabilidad de educarlo y a la vez de respetar su ritmo de crecimiento.
  • Existe el falso mito de “eso sólo son los primeros años”, cuando sólo cambian las necesidades, la implicación permanece.
  • Te puedes aplicar las frases que has escuchado toda la vida, como “no sabes cuánto duele un hijo” y aún así olvidar el dolor continuamente porque por un hijo lo das todo.
  • Y sobretodo porque en la mayoría de los casos, no lo cambiarías por nada.

Emprender el vuelo.

Desde el momento que comencé la aventura de emprender, supe que un día necesitaría escribir sobre ella, aunque sólo fuera por el hecho de ser una experiencia propia. Por el título podríais suponer que quiero incidir en la libertad que supone crear tu propia empresa y volar libre, por la opinión generalizada y atractiva de “así no tienes jefes”. Quiero desmantelar este mito sobre los beneficios de tener una empresa con pocas palabras: la responsabilidad que conlleva emprender suple con creces el alivio de no tener jefes.

Partiendo de un proyecto inicial de tu idea de negocio, quiero exponer mi diario de dificultades para emprender:

1º LLENAR EL DEPÓSITO. Todo el mundo suele conseguir el combustible inicial pero éste acaba y no sabes cuando y dónde vas a repostar.

2º CONSTRUIR TU AVIÓN. Una construcción única y sin apenas referencias, es costoso y al verlo acabado no puedes deleitarte ni un segundo porque enseguida hay que alzar el vuelo.

3º MANUAL DE VUELO. Has despegado pero desconoces si tu avión resistirá el viaje y aunque nosotras siempre tuvimos la guía y el apoyo de nuestro gestor, resulta que el manual de vuelo también es de creación propia. Creo que la formación para el emprendedor es imprescindible pero la aplicación de esa teoría al propio negocio es dificil, paralelamente estás formándote sobre tu propia actividad y no puedes abandonar el puesto de piloto.

4º CONTRATIEMPOS. Tormentas, turbulencias y demás imprevistos a lo largo del viaje hacen que pierdas de vista el destino (tal y como lo habías proyectado). Con ciertas limitaciones, sobretodo de tiempo, el objetivo es conjugar las demandas diarias, la toma de decisiones y la planificación de una estrategia para recuperar el rumbo.

Una vez te enfrentas a estas dificultades, tienes la experiencia para relativizarlas. Eso significa que has desarrollado habilidades relacionadas con la creatividad, la flexibilidad, la imaginación y la perseverancia. Emprender te hace sentirte capaz de reinventarte de una manera u otra, y este sentimiento aporta una inmensa seguridad. Entonces ya sabes volar, porque sabes que es lo que implica el vuelo.

Ilustración de Beatriz Martín Vidal

Alguien en algún lugar. Donna Williams

Nació en Melbourne en 1963 y fue diagnosticada de autismo en 1990. Donna Williams es autora, artista, cantautora, escritora de guiones, consultora de autismo y conferencista.

Donna ha escrito las primeras auti-biografías y varios libros sobre tratamiento del autismo, siendo su aportación de gran valor por aportar una perspectiva desde dentro.

Donna es una elegante pensadora que aporta puntos de vista intermedios. Cuando surge la defensa del autismo como condición, como cultura y no como enfermedad, el mundo parece dividirse en dos: neurotípicos y neurodivergentes. Donna introduce la idea de que existe un tercer grupo de personas: los gadoodleborgers, es decir los traductores entre dos mundos.

También mantiene una postura reconciliadora hacia el psicoanálisis que culpó a los padres del autismo de sus hijos, argumentando que no sólo por ser una condición neurológica avalada por la ciencia, los padres están exentos de toda responsabilidad, solo cambia los términos en los que esa responsabilidad se plantea.

Mi actual lectura es “Alguien en algún lugar”, este testimonio de Donna no me permite devorar hojas porque cada palabra es reveladora.